"Binner fue regresivo y conservador"

11.03.2012 22:24

por PAGINA 12

 

Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El jefe del kircherismo santafesino Agustín Rossi criticó el proceso de endeudamiento y desinversión pública que padece Santa Fe. Hermes Binner hizo "un gobierno regresivo y conservador porque privilegió los gastos corrientes y no la inversión pública". Y "si esto sigue así", si Antonio Bonfatti, no cambia el rumbo político, "dentro de cuatro años vamos a estar peor, más desinvertidos que ahora", dijo. "La verdad es que soy pesimista, creo que el año que viene vamos a tener más problemas que los que tuvimos este año, si no hay un cambio de dirección. Escucho a los funcionarios del gobierno y no tienen respuestas", agregó.

En una entrevista con Rosario/12, Rossi repasó el rojo de la provincia. El déficit de 1.665 millones de pesos en 2011, según el último informe oficial. La deuda flotante con contratistas y proveedores del Estado por 1.405 millones. El giro en descubierto de la EPE por 60 millones para pagar sueldos y la compra de electricidad a CAMESSA, porque el Ministerio de Economía había dispuesto del 100 por ciento del Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (FUCO), por otro decreto de Binner, que autorizó a utilizar todo el fondo cuando antes sólo podía disponer del 80 por ciento. Y los 2.700 millones que necesitará Bonfatti para afrontar la política salarial. "Vemos la situación de la provincia con muchísima preocupación", dijo el legislador. "Binner encontró una provincia superavitaria y terminó su gestión con un déficit (de 1.665 millones), que parece que ya no es sólo estructural sino también operativo. En estos cuatro años, el sesgo de la ejecución presupuestaria demostró un achicamiento de la cuenta de inversión y aumento de los gastos corrientes. En otras palabras: lo que queda de un gobierno en la sociedad es la cuenta de inversión, la obra pública, porque los gastos corrientes son los gastos de sostenimiento del Estado, entre ellos el salario de los trabajadores. Esa falta de inversión se nota claramente en las dos empresas prestatarias de los servicios públicos más esenciales, como son la EPE y Aguas Santafesinas. Ciertamente vemos todo esto con muchísima preocupación", insistió Rossi.

-Y ahora, Bonfatti pide un salvavidas político, quiere aumentar los impuestos. ¿Que va a hacer el peronismo?

-Lo primero es ver que plantea. Es imposible opinar sobre algo que no se conoce. Conozco los trascendidos periodísticos, sobre eso seguramente nuestros legisladores tendrán una mirada y una opinión. Pero más allá de si debe haber aumento de impuestos sí o aumento de impuestos no, lo que se ha generado en el conjunto de la sociedad es una preocupación: ¿A donde van a ir estos impuestos? Porque si el gobierno va a seguir consolidando la ejecución presupuestaria que subvalora las cuentas de inversión y potencia el aumento de los gastos corrientes, no parece que ese sea el perfil indicado para una gestión de gobierno. Porque esto significa que el año que viene vamos a tener la misma cantidad de cortes de luz, o más, y que vamos a seguir teniendo los problemas de agua que tuvimos este verano. Ese el problema.

-Si el gobierno manda el proyecto de aumento de impuestos a la Legislatura, ¿que posición tendrá el PJ?

-Espero que el peronismo actúe unívocamente. No sé si se habrá una posición partidaria, pero me parece que el peronismo tendría que actuar unívocamente.

-Esa desinversión ha generado una caída de la obra pública, porque muchas de ellas sólo tienen desarrollo testimonial, con pocos obreros.

-Está todo enmarcado en lo mismo. En 2005 fue el pico de inversión en los últimos años, en el gobierno de (Jorge) Obeid, el 15 por ciento de la cuenta de inversión estuvo destinada a la obra pública. Después, en 2006 y 2007, se bajó al 8 por ciento, que es lo razonable. Pero desde que empezó el gobierno de Binner, ese porcentaje de inversión fue disminuyendo tanto, que ni siquiera con el agregado del Fondo Federal Solidario llega al 4,5 o 5 por ciento. Entonces, esto que se ve, que el desarrollo de algunas obras públicas es testimonial, como el hospital de la Zona Sur de Rosario que permanentemente está en conflicto, tiene que ver con lo que acabo de decir. Por suerte, Santa Fe tiene el Fondo Federal Solidario porque sino la obra pública sería mínima en la provincia --planteó Rossi.

-¿Y a cuanto llegará ese fondo este año?

-Va a estar en 700 u 800 millones de pesos.

-Una de las excusas que pone el gobierno de la provincia es que la Nación le debe miles de millones.

-Bueno, es una excusa. Esto claramente es así. Cada vez que el gobierno tiene que dar una respuesta a los santafesinos, lo que busca es excusarse. Es una lógica que en Rosario la conocemos desde hace muchísimos años. Cuando el socialismo gobernaba la municipalidad y el gobierno provincial era justicialismo, la culpa era del justicialismo. Y hoy, que gobiernan la ciudad y la provincia, las culpas siguen estando afuera. Me parece un discurso agotado. Lo que hoy quieren los santafesinos es que el gobernador les diga cuál es el plan de obras públicas, cómo va a hacer para mejorar las prestaciones de la EPE y de Aguas. Este verano yo he visto cosas en Rosario que nunca me imaginé, que un domingo trece barrios de la ciudad, hayan sido alimentados de agua potable a través de cubas, parece una fotografía que nunca íbamos a ver. O que en Rosario estén planteando una planta de ósmosis inversa para llevar agua cuando estamos a la vera del río parece un contrasentido. Ahí tenemos problemas gravísimos. La verdad, que soy pesimista, creo que el año que viene vamos a tener más problemas que los que tuvimos este año, si no hay un cambio de dirección. He escuchado a funcionarios y no encuentro respuestas satisfactorias de parte de ellos sobre las administraciones. El presupuesto de este año para Aguas Santafesinas tiene menos inversión que el del año pasado y más gastos corrientes. La verdad, es que cuando uno visualiza cómo viene la ejecución presupuestaria no tiene elementos para ser optimista. Y por el otro lado, este gobierno de Bonfatti es una continuidad del anterior, más allá de que el gobernador es distinto y hay que tener la prudencia y la tolerancia por el inicio de la gestión, pero el gobernador actual fue el jefe del gabinete del gobernador anterior. Bonfatti conocía cómo era la ejecución presupuestaria de los cuatro años anteriores, que era regresiva y conservadora porque priorizó los gastos corrientes y no la inversión. Si esto va a seguir así, significa que dentro de cuatro años vamos a estar más desinvertidos que ahora. Vamos a estar peor -concluyó Rossi.