Cuando suena el teléfono de casa

05.03.2012 20:50

por ROSARIO 12

 

En sólo 24 horas, la Fiscalía de Causas NN de los Tribunales Provinciales de Rosario recibió al menos tres denuncias por intentos de secuestro virtual. Además, ayer la oficina estudiaba un cuarto caso que tuvo lugar en ese lapso de tiempo, entre martes y miércoles de la semana pasada. Aunque la modalidad de robo de dinero o crédito de telefonía celular se viene dando desde el año pasado, "nunca" se habían presentado tantos casos en un mismo día. El fiscal responsable de la oficina, Marcelo Vienna, señaló la particularidad de que en la mayoría de los casos, las engañadas son mujeres, a quienes el "efecto sorpresa" las toma desprevenidas y comienzan a aportarle datos a los ladrones telefónicos, que luego son usados en su contra. Por ello, solicitan contactar al 911 al momento de recibir el llamado, para que este servicio ponga en marcha el programa que tiene para estos casos, y así lograr atrapar a los presuntos secuestradores.

"Hubo varios casos en los que antes de realizar la entrega de dinero solicitada, las víctimas logran contactar al familiar que supuestamente está secuestrado", dijo Vienna, pero instó a que en caso de recibir una llamada telefónica que informa del secuestro de un familiar directo, se ponga inmediatamente en conocimiento al 911. "Los presuntos secuestradores mediante un ardid logran mantener a la víctima ocupada en el teléfono, requiriéndole ﷓además﷓ aporte un número de teléfono fijo el que también es utilizado por los autores del hecho. De esta manera, tras ocupar las líneas telefónicas disponibles por la víctima tratan de impedir que ésta se comunique con el familiar supuestamente secuestrado".

En ese caso, la Fiscalía sugirió "mantener un extenso diálogo con el `secuestrador', y recurrir a la ayuda de alguna persona que se halle en el domicilio o un vecino para hacerse cargo de la llamada". Mientras se mantiene en línea al autor, utilizar otro aparato telefónico y comunicarse con el familiar presuntamente secuestrado o con otra persona que lo acompañe".

Vienna señaló que tras haber estudiado varios casos similares, "se ha detectado que la propia víctima es quien suministra información que luego es utilizada por los presuntos secuestradores. Se debe actuar de modo que el `secuestrador' sea quien le informe los datos sobre cómo se encuentra vestido el familiar retenido; en qué vehículo se desplazaba, cómo es físicamente, en qué lugar lo secuestraron; y de esa manera imponer el deseo que previamente a pagar la recompensa lo comuniquen con el familiar".

El fiscal dijo además que en los últimos casos del año pasado se habían detectado dos secuestros virtuales frustrados, desde un mismo número celular, que fue intervenido. "Antes los supuestos secuestradores llamaban a un celular; pero ahora también piden el número fijo, para mantener varias líneas ocupadas", y de esa manera evitar que la persona engañada se comunique con su familiar.